Dolor de tobillo. Causas y tratamientos

[01-07-2020]

El Tobillo es la articulación que une la pierna con el pie. Participa activamente en la biomecánica de la marcha, absorbe impactos y acomoda el pie a la pierna durante las fases de apoyo distribuyendo fuerzas y presiones.

Los cuadros dolorosos más frecuentes del tobillo pueden ser de origen Traumático (por golpes o torceduras) o Inflamatorio (sin antecedente traumático).

Las causas más comunes de dolor son las traumáticas. El Esguince es de ellas la más frecuente y ocurre cuando por una torcedura se produce estiramiento o ruptura de sus ligamentos, le sigue en frecuencia las Fracturas que involucran al peroné y/o la tibia y luego las Roturas tendinosas, siendo la lesión del tendón de Aquiles la más común.

De los cuadros dolorosos de origen no traumático la Artrosis y la inflamación de cualquiera de los tendones que lo atraviesan (Tendinitis o Tendinopatias) son las más comunes de observar.

Para el cuidado de los tobillos es importante mantenerlos móviles y flexibles, y no someterlos a sobrecarga innecesaria. Es útil hacer regularmente ejercicios de flexión, extensión y rotacionales, mantener los músculos y tendones fuertes y estirables, con ejercicios de elongación adecuados y en caso de actividades de impacto utilizar calzado adecuado. Si se padece de algún trastorno del apoyo significativo (pie plano o pie cavo) es esencial el uso de plantillas para mantener al tobillo alineado.

La utilización de vendajes o dispositivos externos como tobilleras para la práctica deportiva son útiles sólo en caso de inestabilidad ligamentaria. Si no se ha tenido antecedente de esguinces por ejemplo y se tiene un tobillo fuerte y estable es innecesaria su utilización.

Esguince de tobillo

El esguince mal curado o el dolor crónico de tobillo no duran para toda la vida. Si un tobillo no tuvo un buen tratamiento inicial o la evolución no fue satisfactoria de entrada no significa que va a durar para siempre, existen opciones de tratamiento (kinesiológicas o quirúrgicas) que otorgan buenos resultados.

Cuando duele el tobillo luego de una lesión aguda por un traumatismo o golpe es conveniente no apoyar si esto genera mucho dolor, elevar el miembro, contenerlo con algún vendaje un poco compresivo y colocarle frío local (con bolsas con hielo o geles para poner en el refrigerador) durante 15 a 20 minutos. Se puede tomar algún analgésico simple para mitigar el dolor y la inflamación inicial y concurrir a alguna guardia médica para el estudio y tratamiento inicial.

En el caso de dolores no traumáticos o que no sean situación de urgencia más allá de las medidas básicas desinflamatorias iniciales es conveniente consultar a un especialista en ortopedia y traumatología de pierna, tobillo y pie.

Los signos y síntomas de alerta son: dificultad para apoyar, dolor intenso, hematoma (moretón), edema o hinchazón, impotencia funcional (imposibilidad para realizar la función normal de tobillo) y deformidad (en casos de fracturas asociadas a desplazamiento de los fragmentos de hueso o de la articulación).

El Esguince es de buen pronóstico con tratamiento médico/kinesiológico, consiste en medidas básicas desinflamatorias iniciales (reposo, elevación, compresión o inmovilización, hielo local y analgésicos comunes) asociado a tratamiento kinésico para una adecuada curación y recuperación funcional y de esta manera evitar la posibilidad de dolor o inestabilidad residual.

Fractura de tobillo

En el caso de Fracturas existen algunas estables que funcionan bien con inmovilización enyesada u ortopédica y luego kinesiología y otras inestables o desplazadas que requieren tratamiento quirúrgico. En estas últimas la cirugía consiste en acomodar anatómicamente los fragmentos desplazados y fijarlos internamente para poder rehabilitarlos en forma temprana y evitar inmovilizaciones prolongadas.
Las Lesiones tendinosas requieren en su mayoría tratamiento quirúrgico para realizar la reparación o reconstrucción necesaria. Es de vital importancia la evaluación inicial para disminuir las posibilidades de errores diagnósticos.

Artrosis y Tendinopatías en el tobillo

Los cuadros dolosos no traumáticos (Artrosis y Tendinopatías) pueden ser de tratamiento médico o quirúrgico y eso dependerá del grado y tipo de afectación y de la respuesta inicial al tratamiento inicial. El tratamiento médico consiste en medicaciones desinflamatorias y/o antiartrosicas, asistencia fisioterapéutica y estudio y control de cuadros asociados. Las opciones quirúrgicas varían desde liberaciones o limpiezas de tendones y/o articulaciones, infiltraciones específicas, correcciones de desejes, reemplazos articulares con prótesis y fijaciones articulares.

Conclusión

La patología de la pierna, el tobillo y el pie es extensa, puede comprometer huesos, articulaciones, ligamentos, tendones, etc. y puede ser de causa traumática o no traumática. Afecta característicamente a distintos grupos de personas según sexo y edad.
Existe en nuestro medio una Sociedad (Sociedad Argentina de Medicina y Cirugía de la Pierna y el Pie. SAMeCiPP) constituida por médicos que se ocupan del estudio, educación y capacitación de dichas patologías.

Es importante que frente a la necesidad Ud. puede dirigirse a médicos traumatólogos especialistas que integren dicha sociedad. Por cualquier inquietud puede consultar en www.samecipp.org.ar

Dr. Enzo Sperone

M.N. 102729
Médico traumatólogo. Especialista Acreditado en Cirugía de pierna, tobillo y pie.
Jefe de equipo de pierna, tobillo y pie del Sanatorio Finochietto.
Miembro comisión directiva SAMeCiPP (Sociedad Argentina de Medicina y Cirugía de la Pierna y Pie.
Médico especialista en patología y cirugía de pierna, tobillo y pie Kynet sede Recoleta
Mail: speroneenzo@gmail.com